Crítica: ‘Cuando todo está perdido’

Por: Juanma González

La película de J.C. Chandor se queda a medio camino entre 'Gravity' y 'Náufrago'. Pero no tiene por qué significar nada malo.

El director J.C. Chandor afronta en ‘Cuando todo está perdido‘ un radical cambio de estilo. Del drama en clave de thriller corporativo de ‘Margin Call’ ha saltado al drama de supervivencia en modo poético, en una cinta protagonizada exclusivamente por un actor, Robert Redford, que encuentra en su veteranía y carisma sus mejores armas. Porque el protagonista de ‘Dos hombres y un destino’, leyenda viva del cine donde las haya, apenas pronuncia un par de palabras en todo el largometraje, y la verdad es que apenas lo necesita. Los intentos de un Hombre -así, con mayúsculas- por sobrevivir a los avatares del Destino -así, con mayúsculas- en un pequeño velero y más tarde en una balsa de goma, han de interpretarse más en clave poética que exclusivamente narrativa. No obstante, también aquí es donde la película de Chandor plantea algunos problemas.

Y es que pese a la honestidad de la propuesta, ‘Cuando todo está perdido‘ se ve un tanto perjudicada por sus propias singularidades. La película consiste simplemente en presenciar cómo un hombre recurre a todas sus habilidades y herramientas para salir del brete y seguir avanzando, hasta que simplemente se queda sin ellas, en la más completa y absoluta soledad y oscuridad. Un hombre solo, en el mundo. Pero pese apoyarse únicamente en un solo rostro, de cierta parsimonia a la hora de exponer y mostrar los sucesos, de lo limitado de su trama, que sin duda enervará a una importante sección de espectadores la película no proporciona ningún rasgo personal o propio al personaje. Una decisión absolutamente deliberada que, también, limita el alcance emocional de la película, al menos hasta que Chandor, siempre correcto pero nunca virtuoso con la cámara, comienza a apretar el cerco y poner las cosas verdaderamente difíciles a Redford-Hombre. O al menos, en ese primer visionado que nos desvela las cartas de la película.
Bien es cierto que la película crece según transcurre, permitiendo al espectador adivinar las verdaderas intenciones del relato. Sin abrazar enteramente la mística, ‘Cuando todo está perdido‘ desliza conceptos universales como el de la familia (en la voz en off con la que se inicia el relato), el hogar (impagable la mirada de Redford cuando pierde su barco) o la piedad (la última imagen), dirigiendo sus intenciones hacia un desenlace evidentemente espiritual e inmensamente emotivo, pero bastante sobrio y minimalista, de acuerdo a las señas de identidad de toda la película. Es entonces cuando nos percatamos que la aventura protagonizada por un notable Robert Redford, se trata en realidad de un pequeño poema simbólico de la condición humana, una llamada a la esperanza en tiempos poco dados a ello.
Share on Google Plus

About Jomi Santelises

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *