Petrobras, la joya de la corona brasileña, en problemas

Economía/Internacional


Hace apenas unos años, en 2008, el gigante estatal de petróleo y gas de Brasil, Petrobras, fue clasificado como la sexta compañía más grande del mundo. Era la joya de la corona del gobierno. Se decía que tenía un valor de US$287.000 millones, más que Microsoft en el momento.

La empresa estaba destinada a liderar la exploración de los enormes yacimientos de petróleo recientemente descubiertos frente a las costas de Brasil.

Pero seis años después, el valor de mercado de Petrobras es un tercio de lo que era y el optimismo que rodea a la empresa se ha atenuado.

Envuelta en una controversia continua, Petrobras se ha convertido en un motivo de preocupación para los inversores y el propio gobierno.

La compañía ha estado bajo el escrutinio público desde que el diario brasileño O Estado de S. Paulo destapó un acuerdo de 2006 que llevó a la compra de una refinería de petróleo en Estados Unidos por casi US$1.200 millones.

Resultó que la misma refinería había sido comprada por el dueño anterior por US$42 millones un año antes
 La compra fue autorizada por el directorio de Petrobras, que en ese momento estaba dirigido por Dilma Rousseff, que entonces era ministra del gabinete y ahora es la presidenta del país. Petrobras ahora dice haber puesto en marcha una investigación interna. Rousseff dijo el mes pasado que dio su aprobación sobre la base de "información incompleta" de un informe deficiente.

Estalló una crisis política con acusaciones de exceso de gasto y la oposición trabaja para lograr una investigación del Congreso.

Si bien es poco probable que se destape nueva información, aliados del oficialismo temen que se utilice en menoscabo de la imagen de la presidenta.

Todo esto ocurre meses antes de la elección presidencial de octubre, en la que Rousseff tiene la esperanza de ganar un segundo mandato.Pero los inversionistas de Petrobras están preocupados por otras cosas también: el menor precio de las acciones de la empresa y los altos niveles de deuda.

La extracción de petróleo presal de Brasil, llamado así porque se encuentra en lo profundo del mar bajo una capa de sal, está demostrando ser extremadamente caro.

"Más que causar un dolor de cabeza al gobierno, la empresa ha estado causando un dolor de cabeza a los accionistas", dice Adriano Pires, un analista del Centro Brasileño de Infraestructura (CBIE).

Las acciones de la compañía alcanzaron un valor de US$13 en 2009, pero ahora valen la mitad.

Esto ha frustrado a muchos pequeños inversores que habían comprado acciones de Petrobras hace unos años en medio de expectativas de altos beneficios.

La inversión extranjera en Petrobras en 2010 alcanzó un valor de más de US$9.000 millones, según algunos cálculos, pero se cree que muchos inversores ya se han llevado el dinero a otra parte. *BBC Mundo).
Share on Google Plus

About Jomi Santelises

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *