Prevenir infartos o acabar con la gripe: el futuro de la innovación europea

Sensores cardiovasculares para prevenir infartos con antelación, una cura para todas las gripes o una aplicación para monitorizar 24 horas el embarazo: parece un futuro utópico pero en poco tiempo podría ser realidad gracias a los mejores innovadores europeos.
Una veintena de ellos se reunió a finales de noviembre en Barcelona, en un encuentro para innovadores menores de 35 años organizado por la revista MIT Technology, del prestigioso Massachusetts Institute of Technology de Boston (Estados Unidos).
Tras debatir sobre sus respectivos proyectos, la conclusión era unánime: las nuevas tecnologías permitirán una revolución en la medicina, capaz de prevenir enfermedades o ofrecer una atención personalizada y telemática al paciente.
Uno de los contribuyentes es el francés Franz Bozsak, creador de un diminuto sensor, diez veces más pequeño que un pelo, para acoplar dentro de los estents, unos tubos diminutos que se colocan dentro de los vasos sanguíneos obstruidos para permitir la circulación.
Mediante una medición eléctrica, este artilugio puede detectar si se vuelve a formar un coágulo que bloquee de nuevo la circulación sanguínea en la vena o la arteria intervenida y comunicarlo.
“El paciente tendría un pequeño dispositivo en casa que lo monitorizaría y podría mandarle alertas si algo va mal”, explica Boszak.
Otros proyectos similares son el “Pregnabit”, de la polaca Patrycja Wizinska-Socha, que permite una supervisión experta del embarazo durante las 24 horas, y el espirómetro inteligente “MySpiroo”, del también polaco Lukasz Koltowski, que permite a las personas con problemas pulmonares controlar su estado a través de su teléfono móvil.
“Esta interconectividad acorta mucho los tiempos de reacción” y en el día de mañana “permitirá reducir la saturación de los hospitales” facilitando los diagnósticos a distancia, explica Samuel Sánchez, especialista en nanorrobótica del centro IBEC de Barcelona.
En su laboratorio, trabaja en la creación de un sensor flexible para el lacrimal que permita detectar patologías únicamente identificables a través de las lágrimas del paciente.
También encapsulan bacterias beneficiosas del organismo humano para poder teledirigirlas a las zonas del cuerpo donde sean necesarias y combatir otras bacterias dañinas o fabrican nanorrobots para transportar de fármacos hasta dentro de las células.
“Ahora mismo, la tecnología biomédica va muy por delante de la sociedad”, asegura, destacando los problemas éticos, culturales y de privacidad que pueden conllevar estos avances. 
Share on Google Plus

About Jomi Santelises

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *