jueves, 8 de diciembre de 2016

Trump escoge a radicales; suaviza palabras sobre inmigración

Donald Trump escogió el miércoles a nuevos miembros para su gabinete cuyos antecedentes dejan entrever que el presidente electo se prepara para respaldar con medidas duras su discurso de campaña sobre la inmigración y el medio ambiente, aun si parece que flexibilizó su postura sobre los inmigrantes traídos de manera ilegal cuando eran niños a Estados Unidos.
Cada día es más evidente, como lo ponen de relieve las declaraciones a veces contradictorias de Trump, que el verdadero sentido de sus políticas como presidente estarán definidas hasta después de que asuma la Casa Blanca.
El general retirado de la Infantería de Marina, John Kelly, fue seleccionado como jefe del Departamento de Seguridad Nacional, mientras que el fiscal general de Oklahoma, Scott Pruitt, quien ha negado el cambio climático y cuyas políticas han ayudado a las compañías relacionadas a los combustibles fósiles, será el titular de la Agencia de Protección Ambiental.
Por otra parte, Trump nombró a la exdirectora ejecutiva de la empresa de entretenimiento World Wrestling Entertainment, Linda McMahon, para que encabece la Administración para Pequeños Negocios.
La larga campaña presidencial de Trump se caracterizó en gran parte por sus discursos mordaces y sus compromisos de construir un muro en la frontera con México y deportar a los inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos. Pero el magnate adoptó una postura más flexible en una entrevista difundida el miércoles después de que la revista Time Magazine lo nombrara “Persona del año”.
“Vamos a preparar algo que hará que las personas se sientan felices y orgullosas”, afirmó Trump. “Ellos fueron traídas aquí cuando eran chicos; han trabajado aquí, han ido a la escuela aquí. Algunos fueron buenos estudiantes. Algunos tienen empleos maravillosos. Y no saben qué es lo que va a pasar”.
No dio detalles sobre una política que aclare las dudas.
Sus severas declaraciones de campaña —entre ellas un compromiso para revocar las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama sobre inmigración— han causado temor entre los defensores de los inmigrantes de que el multimillonario ponga fin a las medidas implementadas por Obama, como la suspensión temporal de las deportaciones de personas traídas cuando eran niños.
Algunos funcionarios continúan apremiando a Trump para que cambie de postura sobre los inmigrantes. El alcalde de Chicago, Rahm Emmanuel, entregó el miércoles a Trump una carta en la que 15 alcaldes de grandes ciudades lo exhortan a que mantenga intacto el programa.
“Estas personas estuvieron trabajando con vistas hacia el sueño americano”, dijo Emmanuel a la prensa en la recepción del rascacielos de Trump. “No es culpa de estas personas que sus padres vinieran aquí. Ellas son algo que debemos mantener y aceptar”.
Aunque algunos defensores de los inmigrantes confían en que las palabras de Trump sean una rama de olivo, otros son escépticos.
“Ya hemos visto esta película antes”, afirmó en un comunicado Frank Sharry, del grupo defensor de los derechos de los inmigrantes America’s Voice. “Desafortunadamente no esperamos un cambio ni flexibilización alguna”.

0 comentarios: