domingo, 4 de junio de 2017

Banco Mundial pronostica crecimiento económico global de 2,7% en 2017

WASHINGTON. La economía mundial acelerará su crecimiento este año y en 2018, ayudada por precios más estables en las materias primas y un incremento en el comercio global, indicó este domingo el Banco Mundial.
La agencia contra la pobreza pronostica un crecimiento de 2,7% para 2017 y de 2,9% en 2018, lo que significa una mejoría en comparación con el de 2,4% en 2016.
El banco considera que la economía de Estados Unidos crecerá 2,1% este año, frente a un avance de 1,6% en 2016, y pronostica que el de la eurozona será de 1,7%, en comparación con un incremento de 1,8% el año pasado.
La institución financiera espera que la economía de Japón crezca 1,5%, su ritmo más acelerado desde 2013 y un aumento con relación al 1% de 2016.
La desaceleración económica de China continuará -de un crecimiento de 6,7% en 2016 a 6,5% en 2017 y de 6,3% en 2018- a medida que el país se aparta de un crecimiento insostenible alimentado por inversiones con frecuencia derrochadoras para adoptar un crecimiento más lento y más estable basado en el gasto de los consumidores.
El pronóstico del Banco Mundial para el crecimiento global se mantuvo sin cambios respecto a un pronóstico que publicó en enero, una sorpresiva pizca de buenas noticias. Durante el lento crecimiento económico como consecuencia de la Gran Recesión de 2007-2009, el banco constantemente tuvo que reajustar hacia abajo sus pronósticos originales, ya que las esperadas mejoras nunca llegaban.
Pero el ambiente a nivel mundial luce mejor. Los precios de las materias primas se están recuperando después de un desplome que comenzó en 2014 y que echó por tierra dos años de avances. El banco pronostica que el precio del petróleo repuntará 24% este año y el de las materias primas no vinculadas al sector de la energía subirá 4%.
Se espera que el comercio mundial crezca 4% en 2017, su ritmo más acelerado en los últimos tres años.
No obstante, el banco califica la recuperación como “frágil” y advierte sobre riesgos de proteccionismo, conflictos geopolíticos y posibles consecuencias financieras ante los esperados incrementos de las tasas de interés en Estados Unidos.
La economía mundial enfrenta además retos a largo plazo, incluido un bache en la productividad que impacienta a los economistas y constriñe las mejorías en los estándares de vida. Ayhan Kose, economista del Banco Mundial que dirigió el pronóstico, dice que los países deberían aprovechar los tiempos relativamente buenos que corren en el área económica para promulgar reformas que pudieran mejorar la productividad, tales como la eliminación de normas innecesarias, y deberían promover más competencia entre los negocios.
“Éste es un buen momento para emprender los tipos de políticas que incrementarán la resistencia de estas economías “, señaló. “Hay que reparar el techo cuando el sol brilla”.

0 comentarios: