sábado, 10 de junio de 2017

Busco distribuidores para mi propia moneda

Por: Diego Sosa

He visto cómo funciona lo de las monedas y decidí hacerme billonario imprimiendo mis propias notas de valor. ¿Quiere ser parte del negocio? Le aseguro que pronto no tendrá que trabajar. Solo me tiene que comprar y distribuir.
Sí, mi propia moneda me puede hacer una de las personas más ricas del mundo. La mayoría hoy no quiere invertir en imprimir, las hacen virtuales. Yo le prometo que imprimiré las mías, las tendrá en las manos.
¿Que cómo se hará rico? El proceso es simple. Yo imprimo las notas y usted me las compra y las vende cuando estén más caras. No todas, así será parte de la subida. Como no haré muchas, su valor subirá velozmente. La gente se volverá loca por tenerlas, pronto estará sentado en una montaña de dinero.
¿Qué podrá comprar con la Diegomoneda? Eso no importa. Cuando haya suficientes personas con ellas en las manos será una moneda como cualquier otra. Lo importante es que otras monedas como esta, que ni siquiera existen más que en la vida virtual, cada día valen más. La gente aún no puede comprar con ellas, pero ya hasta impuestos pagan por las ganancias que tienen al comprar y vender.
¿Cómo que no está convencido? Aquí va un ejemplo de aquellas monedas. El Bitcoin es la más famosa. En enero de 2013 valía cerca de 13 dólares. En junio de 2017 ya vale más de 2,200. Si hace cuatro años hubiese comprado Bitcoins por un valor de mil dólares hoy tuviese unos 170 mil. De haber comprado antes sería millonario. ¿Me compra?
¿Que para qué usan el Bitcoin? Para transacciones en las redes. Como no hay que cambiarla a otra moneda algunos la prefieren. Principalmente los que no quieren que se vean sus movimientos son los más aventajados en su uso. Por ejemplo: hace unos días paralizaron las computadoras en todo el mundo y pidieron un rescate para eliminar el virus. El pago era exigido en esa moneda... Secuestros, narcotráfico, etc. ¿Me compra mi moneda? En algunos años será la preferida de todo malhechor, es una apuesta más que segura.
¿Que los gobernantes corruptos pudieran utilizarla? No lo había pensado. Qué buen argumento. No hay forma de rastrearlos. Seremos los nuevos bancos suizos. Escondemos el dinero de los dictadores y corruptos y nos hacemos más ricos. ¿Cuánto me compra? Eso sí, me da dinero real, ¡nada de pagarme con criptomonedas!
Naturalmente que no es en serio el plan de tener mi propia moneda. Solo quería explicarle cómo funcionan estas nuevas modalidades de negocios. Pero desde el punto de vista que lo veo, no del que le venderán.
Para los especuladores que les sobra el dinero puede ser una gran apuesta. Lo más seguro es que algunos ganarán, pero la gran mayoría corre la misma suerte que en un casino. Al final existe un dicho que aprendí de niño cuando jugábamos con dinero de mentira: “La casa pierde y se ríe”.
Los estafadores andan buscando la forma de hacerse con el dinero de los que tienen pocas esperanzas de hacerse ricos de otra manera. Los vivos piensan que serán los primeros y con eso ganarán el dinero de los que perderán. La realidad es que no quiero que nadie entre en esos negocios, o no salga, por falta de esfuerzos de mi parte para que sepan que no es un negocio lo que le ofrecen.

0 comentarios: