Gobierno dominicano vuelve a ser flexible con las políticas migratorias

Por: Mariela Mejía

Santo Domingo - Con la decisión del Consejo Nacional de Migración de extender por un año la vigencia de los carnés expedidos a extranjeros que se acogieron al Plan Nacional de Regularización, el Gobierno dominicano vuelve a ser flexible con las políticas migratorias que implementa a partir de 2013, que benefician a una población en su mayoría haitiana, y motivaron cuestionamientos internos y foráneos.
La vigencia de los carnés empieza a correr a partir del 26 de agosto próximo, informó hoy el ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret. Quienes resulten elegibles deberán tramitar su asignación, cambio o renovación de categoría, de acuerdo con un protocolo que establecerá la Dirección General de Migración.
A raíz de un recurso de revisión de un proceso judicial sobre reconocimiento de nacionalidad presentado por Juliana Deguis Pierre, el Tribunal Constitucional dictó la sentencia 168-13, en la que dispuso la elaboración del Plan nacional de regularización de extranjeros ilegales radicados en el país.
Posteriormente el Poder Ejecutivo emitió el decreto 327-13, que instituyó el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en situación migratoria irregular en República Dominicana. En un plazo de 18 meses, quienes debían acogerse, tenían que hacer su solicitud. El plazo corría a partir de su puesta en vigencia.
Por el caso de Deguis y las medidas migratorias por aplicar, el país recibió presión de organismos internacionales. En la Cuadragésima Quinta Asamblea del Sistema de Integración Latinoamericano (SICA), el presidente Danilo Medina aseguró que las críticas eran una “campaña sucia” y “falsas acusaciones de racismo o xenofobia”.
En julio de 2015 la organización Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR), con sede en Washington, afirmó que el Gobierno dominicano pagó a una firma de abogados extranjera para que hiciera cabildeo en defensa de la política oficial sobre la regularización de inmigrantes.
Fue el 2 de junio de 2014 cuando se comenzó el registro para el Plan Nacional de Regularización. Miles acudieron los primeros días, hasta que con el pasar del tiempo se redujo la afluencia a las oficinas destinadas para el proceso.
En octubre de ese mismo año, cuando se habían recibido poco más de 3,000 solicitudes para acogerse a la Ley 169-14 sobre Régimen Especial de Naturalización –otro proceso que afectaba a descendientes de migrantes- el Senado aprobó un proyecto sometido por el presidente Medina para extender por 90 días el plazo que otorga la legislación, que establece un régimen especial para personas nacidas en territorio nacional inscritas irregularmente en el Registro Civil.
Con extensión de carnés, el Gobierno vuelve a flexibilizar política migratoria
Extensión del Plan de Regularización
Antes de que venciera el plazo para inscribirse, en diciembre de 2014 ya grupos solicitaban que se extendiera el Plan Nacional de Regularización.
Representantes del Instituto Duartiano rechazaron que el Gobierno aprobara la extensión, como solicitó el entonces embajador haitiano Fritz Cinéas. En ese mes también la Mesa para las Migraciones y Refugiados en República Dominicana solicitó ante el Consejo Nacional de Migración que se prorrogara por un año.
En diciembre, el Plan entró en su segunda etapa, consistente en la entrega de carnés a los solicitantes que cumplían con los requisitos.
Las autoridades diplomáticas haitianas admitieron en 2015 que el retraso que presentaba el Programa de Identificación de Inmigrantes de Haití (PIDIH), que ejecutaba su país para documentar a sus ciudadanos radicados en República Dominicana, afectaba el Plan de Regularización dominicano. El entonces embajador Daniel Supplicce informó que su Gobierno buscaba la ampliación del Programa.
Pero en junio de 2015 se concluyó con la primera fase del Plan para dar paso a las repatriaciones.
Fueron 288,466 extranjeros los inscritos -de más de 20 nacionalidades-, la mayoría haitianos. El ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, informó que el Plan le costó al Gobierno US$50 millones.
El 12 de julio de 2016 el presidente Medina autorizó que se extendiera por un año más y sin costo alguno el período de vigencia de 143,000 carnés emitidos dentro del Plan Nacional de Regularización en 2015, que vencían a partir del día 17 de ese mes.
Hoy se ha dado otra prórroga. El ministro de Interior y Policía indicó que contra quienes no hagan sus renovaciones, se declarará la caducidad de los documentos que les hayan sido expedidos y quedarán sujetos a lo que disponen la normativa ordinaria y las leyes migratorias dominicanas al respecto.
“La extensión de la vigencia del documento no implica la erogación de nuevos fondos económicos por parte de las autoridades dominicanas”, afirmó el Ministerio de Interior y Policía en un comunicado de prensa.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *