Spiderman se hace 'millennial'

Por: Luigi Benedicto Borges

Madrid - El viernes se estrena la nueva versión del superhéroe arácnido ambientada dentro del Universo Cinematográfico Marvel.

Spiderman vuelve a casa... Y por el camino, se hace millennial. El héroe que destrozó las taquillas con la trilogía de Sam Raimi al albor del nuevo milenio vuelve a las pantallas el 28 de julio con una película ambientada dentro del Universo Cinematográfico Marvel, el gran dominador del cine actual, después de que la desangelada versión de Andrew Garfield no cosechase los resultados esperados ni con la hipnótica presencia de Enma Stone. A cambio, el lector más veterano tendrá que ver como Peter Parker, el alma tras la máscara, se convierte en un miembro de la Generación Y, adicto a la tecnología, algo egocéntrico y con ajeno a esa responsabilidad y neurosis que siempre ha estado presente en su contrapartida de versiones las viñetas.
La joya de la corona de Marvel ya no llora en las esquinas por la muerte del Tío Ben. Ahora es un alumno más en un instituto multirracial, donde Flash Thompson, el acosador que no lo deja tranquilo no es el capitán del equipo de fútbol americano, puro white trash, sino un atildado estudiante que le grita Pito Parker en la típica fiesta estadounidense en una mansión con padres ausentes al que da vida el actor Toni Revolori, quien fuera el aprendiz de Ralph Fiennes en El Gran Hotel Budapest.
"Cuando tienes 15 años, a menudo crees estar listo para hacer ciertas cosas antes de estarlo realmente. Eso es lo que hace divertida a esta película y lo que convierte en Peter Parker en alguien cercano. Por eso queríamos hacer esto y que los espectadores volvieran a familiarizarse con Spiderman desde la perspectiva del Universo Cinematográfico de Marvel", explica Kevin Feige, productor y presidente de Marvel Studios y principal promotor de este nuevo enfoque del Lanzarredes, el tercero en 15 años. Los derechos cinematográficos del personaje continúan perteneciendo a Sony Pictures, pero la incapacidad de edificar un universo cinematográfico alrededor de su figura llevaron a Amy Pascal, presidenta del grupo hasta 2015 y cercada por las filtraciones masivas del Sony Hack a pactar con Feige. Este, tras asegurarse que Pascal 'ejecutaba' al que había sido su jefe en Marvel, Avi Arad, asumió la parte creativa del proyecto, haciendo debutar a Spiderman en Capitán América: Civil War. La producción y la distribución seguiría en manos de Sony.
En este nuevo enfoque, por tanto, se evoca sin rubor a esa películas de adolescentes mitificadas que triunfaron durante los 80 y 90, las mismas que hacían soñar a los jóvenes españoles que veían en la pantalla grande (y pequeña) unos con cochazos y unos looks que poco tenían que ver con los Seat Panda y los chándal de tactel que rodeaban las aulas patrias.
La labores de dirección recaen en Jon Watts, responsable de Clown Coche Policial, dos películas prácticamente desconocidas en Europa pero que sí llamaron la atención a los ojeadores de Hollywood, tal y como recuerda Pascal. "Kevin y yo vimos Coche policial. Era verdaderamente impresionante. Demostró que poseía esa rara cualidad de ser capaz de contar una historia a través de la acción".
"Creo que una de las cosas que más gustaron a la gente de Coche policial era que las interpretaciones daban la sensación de ser como los chicos de verdad hablan y se comportan como chicos", explica Watts, quien no se esperaba que la reunión que concertó con Feige fuera para algo más que una toma de contacto. "Salí verdaderamente entusiasmado de la reunión en la que se habló del nuevo Spiderman de Sony Marvel y procedí a asediarlos hasta que aceptaron", recuerda.
En esta nueva encarnación, por tanto, no hay nada sagrado. La Tía May ya no es la anciana con la mala salud de hierro de los primeros cómics de Stan Lee, Steve Ditko y John Romita Sr. Tampoco la corajuda señora que en los 2000 descubrió la identidad secreta de su sobrino en los añorados cómics de Joseph Michael Straczynski y John Romita Jr. Ni siquiera su contrapartida cincuentañera del universo Ultimate. No, ella ahora es una versión inédita, una Tía May encarnada en Marisa Tomei, quien asume chistes que bordean el sexismo y que en otra adaptación más purista tendrían como centro a Mary Jane Watson o a Felicia Hardy / La Gata Negra. Watts lo justifica así: "Hacer al personaje más joven y moderno es una forma excelente de hacer que parezca más vital".
El lifting también afectó al villano, El Buitre, un anciano calvo en los cómics que en el cine es interpretado por un Michael Keaton que precisamente vive una nueva juventud tras su éxito interpretando otro personaje alado, el Birdman de Alejandro González Iñarritu. "Interpreto a Adrian Toomes, un tipo trabajador que se ha montado un gran negocio. No es rico, pero trabaja duro y cuando recibe órdenes de que su trabajo va a quedar bajo los auspicios de un millonario, piensa: 'Vaya, ¿qué tiene eso de justo?'", afirma Keaton, sabedor de lo goloso de su personaje, con el que se identificará más de un espectador al tratarse de un hombre desesperado por mantener a su familia.
Y Peter Parker, por si alguien ha logrado esquivar toda la publicidad de esta producción, es Tom Holland (Lo imposibleEn el corazón del mar), quien representa a un adolescente inconsciente que intenta retomar su rutina diaria después de haber vivido los mejores momentos de su vida enfundado en un traje increíble cedido por su nuevo mentor, nada menos que Tony Stark / Iron Man (papel que repite Robert Downey Jr tras sacarle un nuevo cheque con muchos ceros a los productores).
Pero que un personaje de la talla de Spiderman tenga que venderse al público como una especie de siderick de Iron Man, que hace apenas una década era capaz de vender un cómic en España, no ha sido especialmente bien recibido por los más fieles aficionados, quienes miran con recelo un casting cuyo parecido con los personajes de las viñetas se queda en el nombre. Aunque quizá ese maravilloso traje elaborado entre la diseñadora de vestuario Louise Frogley , el jefe de desarrollo visual, Ryan Meinerding y la modista Robyn Gebhart haga olvidar ciertas infidelidades.
O simplemente, y visto su éxito en los países donde se ha estrenado (lleva 571 millones de dólares de recaudación), deban reconocer que el Trepamuros ya es un personaje global que no debe cuenta a los cómics. Lo deja claro Kevin Feige: "Presentamos a Spiderman en Civil War. Ahora, después de las mejores vacaciones de todos los tiempos, tiene que volver al instituto tras estar con esas estrellas del rock. Eso agrava su problema, un problema que tuve yo y que tiene la mayor parte de la gente que va al instituto: '¿Hay algo más para mí ahí fuera?'". Por lo pronto, hay una nueva película de Spiderman.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *