El relojero

Por: Pedro Bazil

Santo Domingo Rafael Mota Cabrera es un relojero de sesenta y un años de edad. Comenzó en el negocio de la relojería a los 14 años, alcanzando al día de hoy 47 años de experiencia. “Yo aprendí con un relojero que le decían Chico, ya él se fue a Estados Unidos. Duré trabajando con él un promedio de ocho o diez años. Ya a los 24 yo estaba solo, pero seguí mi trayectoria, porque yo ya tenía conocimiento de la relojería”, relata.


El primer puesto de trabajo de Rafael Mota fue al lado de la Casa Tonos casa Orient, en la calle El Conde. Se trasladó al parque Enriquillo, pero fue desalojado. En el año 1984, cuando inauguraron la Plaza de los Buhoneros, consiguió un puesto, donde permanece trabajando hasta el día de hoy, en horario de nueve de la mañana hasta las seis de la tarde.

“Yo nunca he trabajado con nadie. Mi familia yo la sostengo de aquí, y siempre le he llevado el moro. Es mi familia la que me motiva para seguir adelante, porque había que salir a buscarles la comida a esos muchachos. Yo tenía dos hijos, una hembra y un varón, que estudiaron, y la hembra se me murió, pero el hijo mío se hizo profesional, estudió en una universidad privada y es Licenciado en Derecho, aunque él luego comenzó a trabajar para pagarse los estudios, fue de aquí que yo lo ayudaba al principio de su carrera”, se enorgullece el relojero.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *