“Inmortal” de la medicina y del béisbol

Por: Pedro G. Briceño

Santo DomingoEn el amplio campo de la medicina, Diego Hurtado Brugal supera con creces cada reto que le ha correspondido enfrentar hasta alcanzar los sitiales más elevados en esta rama determinante para la sociedad.

En su juventud, en el deporte Hurtado se erigió como uno de los bateadores más temidos en la llamada época dorada del béisbol Doble A, registrando logros tan meritorios que no hubo oposiciones, ni conjeturas cuando en el 2006 fue llevado a la inmortalidad de la fama.
En la actualidad, Shoeni Ohtani con su brillante desempeño como bateador y lanzador es llamado la estrella de dos vías en Grandes Ligas, Hurtado puede bien ser considerado un inmortal en dos ramas por su eficiencia en los campos mencionados desde que siendo un jovencito se trasladó desde su lar Puerto Plata hasta Santo Domingo a emprender una carrera universitaria y destacarse en los campos del béisbol.
Como galeno, durante más de 40 años de ejercicio fundó la primera unidad de endocrinología y ginecología en el país, también el Programa de Medicamentos Esenciales (PROMESE) y Boticas Populares, así como la primera unidad de Trastornos Hormonales de la Mujer, Menopausia y Osteoporosis. Fue sub secretario de Salud Pública en el período 1982-86 y actualmente es el Director General del Instituto Dominicano de Seguros Sociales. Además de dedicarle 43 años de su vida al campo de la endocrinología y su enseñanza.
Un consagrado bateador
En lo deportivo, el béisbol se convirtió en su gran pasión desde la niñez, etapa en la que también jugó voleibol y tenis de mesa. Por más de una década fue el inicialista titular de la selección nacional de esta disciplina, ganador en 1970 de la triple corona de béisbol y fue electo el Jugador Más Valioso, en 1972 conquistó el cetro de bateo con promedio de .500 en el campeonato Universitario de béisbol efectuado en Puerto Rico. Posee la marca nacional de más remolcadas en un partido con 13, tras disparar tres jonrones y un doblete en el mismo choque. En 1969 fue miembro del conjunto quisqueyano que conquistó la presea de bronce en el campeonato mundial de béisbol celebrado en el país.
Con 71 años, Hurtado, el hijo mayor del matrimonio de Diego Hurtado Ginebra y Tenaida Brugal Muñoz,  aún con vida, había viajado a Santo Domingo con más hambre de involucrarse en los estudios que el dedicarse al béisbol, pero en un tiempo efímero quedó flechado por este último y no tuvo más remedio que asumir el reto de ejercer la dualidad, conociendo que significaba una doble responsabilidad y por ende mayores esfuerzos.
Julio Edward lo había colocado en la ruta del béisbol, tras llevarlo a una práctica en la Marina de Guerra y observaron a Santiago Guzmán tirar rectas bien fuertes. En 1966 comenzó a jugar con el Premier, uno de los mejores equipos Doble A de la época. Para él espigado joven representaba un gran reto, había llegado desde Puerto Plata, sin haber tenido instructores, pero con una combinación de buen talento, inteligencia  y un arte para batear que no mostraba debilidades ante ningún pitcheo.
“Mira desde pequeño jugábamos en Puerto Plata, de manera informal, había una casa por la parte izquierda y el que conectaba la pelota hacia la misma eran tres out y este hecho me llevó  a hacerme un buen bateador para el lado derecho del campo y me fue de gran beneficio”, señala Hurtado de 71 años y quien recibió en su despacho al Listín Diario.
Durante unos cinco años actuó con el Premier, hasta que una resolución de la Universidad Autónoma de Santo Domingo determinó que todos los peloteros que estudiaban en esa casa de estudios tenían que vestir la camiseta de la misma y de esta manera pasó a formar parte del amplio grupo que pasó a las finca uasdiana e integró uno de los “trabucos” más fuertes a nivel Doble A, que tenía una gran disputa con equipos como Premier, Colgate, Camiones Forsone entre otros.
Fornido, con pleno conocimientos de la zona de strikes y escasas debilidades ante los pitcheos rompientes, durante unos ocho años fue además el cuarto bate ideal de los equipos dominicanos a nivel Doble A, aquellos que participaron en el Mundial efectuado en el país en 1969, donde estuvo en una preselección de más de 60 jugadores, ese año Dominicana conquistó la presea de bronce. Conquistó la corona de bateo en Puerto Rico, fue inicialista Todos Estrellas en el Hispanoamericano de Nueva York en 1969, ese mismo año fue el Más Valioso de la Liga. Conectó el batazo decisivo en el campeonato Universitario en  1972.
Tres H4 y 13 empujadas en un partido   
Corría el año de 1969 y un domingo en la mañana, la UASD efectuaba un partido ante el Ingenio Boca Chica, Hurtado había arribado un poco tarde al parque y aún así fue insertado en la alineación abridora y entre entrada y entrada terminaba de entrenar.
“Recuerdo que en mi primer turno conecté un jonrón con las bases llenas, para luego seguir con vuelacercas de dos carreras cada uno”, expresa Hurtado sobre uno de sus momentos más memorables con el madero. Un elevado de sacrificio y doblete con los sacos repletos les dieron al inicialista trece empujadas en un día. El tubey por poco sale del parque, pues dio en la parte alta
Este hecho representa una marca nacional en la pelota dominicana. Nelson Cruz posee el record en el béisbol profesional con 10 alcanzado el 26 de noviembre del 2008. En tanto que Jim Bottomley (16 de septiembre de 1924) y Mark Whiten (7 de septiembre de 1993) con 12 comparten la marca en la Liga Nacional, en tanto que Tony Lazzeri (24 de mayo 1936) 11 lo hace en la Americana.
Le pidió 20 mil pesos a Howie Haak
 Inmerso en un momento de brillantez en el béisbol y siendo uno de los más consagrados en las aulas, constantemente Hurtado recibía susurros al oído sobre ofertas para el profesionalismo. De la mano de Howie Haak, Piratas y Nino Escalera, Mets, pero su carrera de medicina estaba por encima de sus aspiraciones en el béisbol.
“Tenía una gran disyuntiva, pero la época era completamente diferente a los momentos que se viven hoy día, no había seguridad de si firmaba escalaría a las Grandes Ligas, pues había observado a muchos portentos quedarse en el camino”, señala Hurtado refiriéndose a buenos jugadores como Pedro González, Rafael Batista, Manuel Emilio y Elvio Jiménez, Ricardo Joseph entre otros, quienes nunca pudieron ser jugadores regulares en las mayores  
Recuerda que para entonces ya estaba en quinto año de medicina y era difícil llegar a las Mayores y lo peor era mantenerse. “Consulté con algunos grandes amigos como Winston Llenas, Felipe Alou, César Cedeño, Ricardo Carty entre otros y al final decidí por continuar mis estudios, y quiere que te diga, los años me dieron la razón de que hice lo correcto”, agrega este gran fanático de las Aguilas Cibaeñas y de los equipos de Grandes Ligas donde haya una gran afluencia de dominicanos.
Fidel le obsequió y firmó pelota
Siempre fue un gran honor poder estar al menos cerca de Fidel Castro, el líder de la Revolución cubana, Hurtado, junto a Juan-Piñao-Ortiz, Julio Edward, Nestor Ramírez entre otros tuvieron ese gran privilegio.
“Tuve la oportunidad de conocerlo, hablar con él y estrechar su mano, me regaló una pelota que decía para Diego con afectos Fídel”, eso fue algo super emocionante para mí, lo cual nunca olvidaré”, recuerda
“Fue un gran motivador de los jóvenes que venían carente de experiencia a estudiar y jugar en la universidad, era una chispa que teníamos en el equipo, quien con frecuencia nos daba aliento y fue clave en nuestros éxitos a nivel del béisbol universitario y como selección nacional”, señala de su lado, Juan-Piñao-Ortiz.
Mientras que como bateador, Ortiz resalta que combinaba a la perfección el poder y la gran finura, tomaba muchas transferencias a pesar de su gran ofensiva”, agrega Ortiz, quien fue uno de sus grandes compañeros.
Por un partido lo examinaron otro día
Un domingo determinado, la UASD enfrentaba al Colgate y al día siguiente Hurtado tenía programado un examen de fisiología con Pericles Franco, el joven de Puerto Plata no estaba en accionar en el choque, pues quería estudiar para tomar su prueba.
Lo informó, pero el consejo de deportes buscó la forma para que el test se lo dieran otro día y así lo hicieron, no sin antes Pericles informarle en plena aula. “Y usted es tan bien jugador que todo el mundo me está pidiendo que le dé el examen en otra fecha y a usted solo”, tres días despúes, Hurtado recibió la prueba oral.
Rector Jottin Cury lo invistió a él solo
En 1972, a la UASD le correspondía efectuar un partido de vida o muerte frente a México en unas erie efectuada en Puerto Rico y Cury le pidió que no se graduara con su grupo para que pudiera participar en el evento como universitario.
“Cuando concluya el torneo, te graduaré en la rectoría con mi toga, pero quiero que me juegue en ese evento”, le habría prometido dicho Cury a Hurtado, quien puede ser el único Uasdiano que se ha graduado solo.
“Se hizo una reunión donde participó todo el consejo, que recuerdo estaban Federico Lalane José Hamlet Hermman, si me graduaba no podía jugar como universitario”, expresa Hurtado, quien conquistó el liderato de bateo en el último partido a Felipe Salduy, de Cuba, uno de los mejores de América Latina. Lalo Ruiz fue tercer mejor en bateo.
Fue a practicar con un equipo y firmó con otro
Se había graduado de medicina bien joven y optó por una beca para realizar una especialidad en Endocrinología en la Universidad de México, con 25 años había dejado el béisbol dominicano en el tope de sus facultades, entrenaba, pues se había llevado un guante obsequiado por Cedeño y lo hacía en parte del tiempo libre, jugaba con los empleados del hospital y alguien lo vió e invitó a jugar en la Liga Doble A de allá.
Recibió el permiso de sus profesores para jugar los fines de semanas, fue a un try out con los Cardenales de Lara, el equipo que ocupaba el último lugar en el standing y este lo rechazó, pues las anteriores recomendaciones no habían llenado las expectativas.
Observó el encuentro y cuando se marchaba algunos amigos del equipo contrario y con quienes había rivalizado en el pasado lo reconocieron de inmediato y se lo recomendaron al dirigente. “Mira otórgale contrato de una vez, pues ese es de los mejores peloteros en el área”, le dijo Lalo Ruiz al gerente general  y en ese momento Hurtado, quien en 1972 ya le había ganado un partido final a México, quedó flechado con el conjunto Curpru.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *