Amarante: El cambio… ¡Para seguir avanzando!

Por: Freddy Aguasvivas

Santo Domingo La contradictoria disyuntiva de continuidad y cambio parecería anti dialéctica si no estuviera explicada en la necesidad de aprovechar dos coyunturas que - aunque no lo parezca - se complementan de tal forma que se convierten en el motor del desarrollo y a su vez la plataforma de relanzamiento de la Nación Dominicana, en un movimiento de cambio, transformación, renovación e innovación.

Carlos Amarante ha lanzado su candidatura presidencial sobre la base de una plataforma de propuestas programáticas revolucionarias y de alto impacto para el país, pero ha dejado claro que todo esto es posible si se le da continuidad a las extraordinarias ejecutorias del presidente Danilo Medina, comprometido con su nuevo estilo de gobernar, preservando y profundizando la estabilidad macro económica y el gran crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Para lograr convertir al país en una potencia exportadora es necesario aprovechar los tangibles logros de los gobiernos del PLD y desde ahí iniciar el relanzamiento. Ahí está explicada la continuidad de lo que está bien.
No solo es necesario mantener las políticas macroeconómicas, monetarias y financieras, si no, que también hay que preservar las políticas sociales, el gran impulso que ofrece la Revolución Educativa, la extraordinaria infraestructura hospitalaria que se construye para sostener la salud pública y la cercanía con la gente a través de las visitas sorpresa que les lleva a las  puertas de los pobres la tajada que les corresponde del crecimiento económico.
Pero Amarante ha proclamado que además de eso, es tiempo de transformar a la Nación Dominicana en un país exportador de importancia, para obtener los recursos que permitan acometer las estrategias de desarrollo social y humanista. Para esto promete una nación en cambio permanente hacia el progreso, para convertirnos en un país rico, eficientemente administrado. Aquí radica una buena parte del cambio positivo propuesto, conjugado con la necesidad de renovación e innovación de los estamentos institucionales de tal manera que se abran las puertas de par en par para que entre la juventud, las mujeres, los merecedores de que se les reconozcan sus méritos acumulados, acabando con una burocracia - casi gerontocracia -  que anquilosa al Estado y a las instituciones. Ha planteado el aspirante presidencial que si no somos capaces de asimilar la renovación y el cambio, serán las nuevas generaciones quienes pasarán por encima de la voluntad de sus dirigentes y tomarán por asalto los espacios que les corresponden a la juventud, a las mujeres, a los maduros con méritos acumulados y hasta ahora ignorados.
Es pues Carlos Amarante el candidato de la continuidad de todo lo que está bien y la única opción para el cambio de paradigmas en el liderazgo nacional, para hacerlo más abierto, dinámico, transparente y horizontal.
Precedido por una trayectoria política impecable, con 44 años de militancia única, comprometida e inclaudicable en el Partido de la Liberación Dominicana, tiene el mérito de haber empezado en el movimiento estudiantil morado, los círculos de estudio, comité de base, dirigente municipal, activista nacional, miembro del Comité Central y con casi tres lustros en el Comité Político de la más exitosa organización política del final del Siglo XX y de principios del Siglo XXI. Es Amarante un aspirante muy calificado por su trayectoria y desarrollo político. Adicionalmente es autor de tres obras de alta importancia en la política y la sociología.
Como si esto fuera poco, tiene Amarante una experiencia de Estado muy provechosa e interesante, por cuanto se ha iniciado como regidor y ha terminado como Ministro de Interior y Policía, técnicamente la máxima autoridad de la municipalidad, mostrando mucha destreza en lo que tradicionalmente se ha considerado como el Cuarto Poder del Estado - los municipios -. Fue uno de los senadores más jóvenes del país, antes de los 30 años y es abogado de profesión, lo que lo convierte en ducho en el Poder Legislativo, con buen dominio sobre la institucionalidad del Estado.
Ha sido Amarante también Superintendente de Seguros, Director General de Bienes Nacionales, Director General de Migración, con vasta experiencia en los temas migratorios,  siempre con defensa firme de la soberanía nacional; y fue presidente del Indotel. En su condición de Ministro de Educación tuvo la honra de ser escogido por Danilo Medina para ser el brazo ejecutor de la Revolución Educativa, dejando activos a cerca de un millón de estudiantes en la tanda extendida, lo que liberaba a esas familias del compromiso de un desayuno, almuerzo y merienda; y bajo su gestión se construyeron 18,500 aulas, habiendo logrado que el presidente Medina aprobara tres grandes aumentos para los maestros (los mayores de la historia de los docentes) y en su brillante paso por el  MINERD estaba destinando más de tres mil millones de pesos para la formación y capacitación de los maestros. Su experiencia de Estado está comprobada en demasía.
Siendo un hombre leal al presidente Danilo Medina, uno de sus más cercanos colaboradores, con capacidad intelectual y política fuera de todo cuestionamiento,  y esta vasta experiencia de Estado, no hay dudas de que Amarante representa el cambio positivo y necesario ¡para seguir avanzando!
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *