Modelos delictivos y sexuales influyen en la juventud

Por: María Hiraldo y Harolyn Gavilán

Santo DomingoDesde la existencia de los modelos sociales, la sociedad ha tenido patrones a seguir, porque las personas necesitan un ente a imitar y hasta copiar. Pero los buenos valores que deben mostrar estos modelos se han ido tergiversando.

La percepción que tienen algunos  jóvenes de acumular más cosas en el menor tiempo posible. Esa búsqueda por lo tangible: dinero, buena casa, buenos vehículos, vida cara, “confort” y apariencia perfecta, ha llevado a muchos a delinquir y realizar actos inadecuados.
Los medios de comunicación tienen un gran poder de influencia persuasiva en la gente. La televisión, la radio, las revistas y  el internet influyen en transmitir ideas prefabricadas a todo tipo de público que los consume.
La sociedad va creando ciertos modelos sociales con ideas aprobatorias, un ejemplo de ello es la apariencia física, los parámetros de belleza, presentando un modelo de mujer con cuerpo inalcanzable y silueta casi perfecta que trae como consecuencia que las jóvenes, aún sin identidad clara con respecto a su esencia y aceptación de su aspecto, se sientan llamadas a someterse a cualquier tipo de procedimiento estético o quirúrgico para alcanzar esos cánones impuestos por estas figuras.
Algunos artistas también repercuten en los comportamientos de la sociedad, ya que existen muchos de sus seguidores que, además de admirar su talento, reciben gran influencia de sus estilos de vida en el que impera el lujo, la vanidad, el derroche desenfrenado de dinero, la fama expuesta a través de sus redes sociales y vídeos, lo que provoca que algunos desean ser como ellos.
Muchos jóvenes asocian la madurez y ser adultos con salir a fiestas de madrugada, consumir bebidas alcohólicas, drogas, utilizar ropa de marca y lo último en tecnología; cada uno de los elementos antes citados recae en una cosa:  El gran poder que tienen sobre las personas los estereotipos.
Estos modelos que inducen a vicios como tabaquismo, alcoholismo o drogadicciónn que tratan de imponer el “ideal”. Asi como la belleza mediante la delgadez sin importar las consecuencias que pueda sufrir el organismo, o tener actividad sexual de manera irresponsable, resultan altamente nocivos.
Modelos delictivos
La socióloga Tahira Vargas García explica que la juventud es diversa en República Dominicana. Se encuentran jóvenes de diferentes estratos que están promoviendo cambios en la perspectiva de un modelo más democrático de sociedad, impulsando el respeto a los derechos humanos, los derechos sexuales y reproductivos de las personas con opciones sexuales distintas.
Expone que también existe un modelo de obtener dinero fácil que está vinculado a una sociedad capitalista que promueve el consumo y “lo factible” como el progreso.
La socióloga resalta que la vinculación de jóvenes de sexo femenino y masculino a redes delictivas no representa la mayoría ni es solo de los pobres, sino que está presente en los diferentes niveles sociales de modo distinto.
La presencia de redes de microtráfico, robo y atraco tiene relación con las redes de impunidad frente a la corrupción y a la delincuencia. Asimismo, Vargas indica que la vinculación de muchos jóvenes a organizaciones delictivas es porque tienen complicidad con estructuras de poder o de micropoder.
Modelos musicales
Siempre que se habla de modelos que influyen en la juventud es inevitable no mencionar los nuevos géneros y temas musicales donde se presentan actos ilícitos a través de sus letras. Sin embargo, la especialista expone que la música urbana no necesariamente está vinculada al consumo de alcohol y drogas, como muchos piensan. “El consumo de alcohol en nuestra sociedad es un problema histórico y está normalizado”.
Manifiesta que desde la niñez se incentiva al sexo masculino a que beba para que sea “más hombre” y el alcohol es una droga pero legal, legitimada socialmente y promovida desde los medios de comunicación, pues las grandes empresas productoras de cerveza y ron son parte de los sectores de poder.
La experta enumera varios factores que conjugan la permanencia de la música urbana: La comercialización de la música como parte del desarrollo del capitalismo y de consumo, la ausencia de oportunidades para la formación desde una educación musical integral que se debe ofrecer desde la primaria y no se ofrece, la ruptura del uso de lenguaje basado en doble sentido hacia un lenguaje más directo en el manejo de la sexualidad.
Señala que la falta de educación sexual integral provoca un abordaje de las relaciones de género en forma violenta y también de la sexualidad, donde la música urbana refleja la realidad de una parte de la juventud que vive continuas situaciones de riesgo y que no recibe la formación necesaria.
De su lado, el psicólogo Milton Corniell sostiene que ante la ausencia de un nivel de conciencia respecto de la importancia de una capacidad adecuada para la discriminación de los comportamientos que socialmente producen consecuencias positivas para los ciudadanos, se impone cualquier modelo que puede ser favorable o no para quienes lo imitan.
El experto expresa que los modelos sociales equivocados pueden estar íntimamente vinculados a la necesidad de un fomento sutil alienante a la elevación de conciencia por los valores sanos y edificantes del accionar ético de las personas.
Recalca que se requiere un avance afianzado en el crecimiento personal y el fortalecimiento de las facultades intelectuales, sociales y espirituales.
“El peligro que corre la sociedad consiste en la actitud pasiva y permisiva que abre los portones a sus anchas y sin consecuencias a las conductas que burla cualquier regla, norma, ley o cualquier límite establecido”, indica el psicólogo como una de las causas que propician el deterior de la sociedad. Exhorta a que la sociedad asuma su responsabilidad ética en el ejercicio de lo que se hace y así modelar comportamientos de respeto.
(+)
MODELOS SEXUALES

En el caso de la población femenina, la socióloga Vargas habla del sexo transaccional, que consiste en una forma de prostitución, donde las jóvenes brindan favores sexuales a hombres adultos a cambio de regalos. Estos obsequios van desde celulares hasta drogas, no obstante explica que  esa práctica ha existido siempre, en sentido general.
Apunta que esto se debe al modelo patriarcal y machista que promueve el sexo transaccional. Donde el hombre como proveedor y la mujer sin derecho al placer está sostenido en un modelo social en el que se supone que la mujer tiene relaciones íntimas con el hombre para complacerlo y recibe a cambio que este la mantenga económicamente.
Indica que eso es una transacción económica sostenida en el sexo. Hoy este modelo se reproduce y se hace visible con las prácticas de un grupo dentro de la población femenina joven que lo utiliza para obtener ingresos. Y que ha existido históricamente a través de las “amantes” por la legitimación de la poligamia masculina.
Cambios sociales
“Si cada persona se dispusiera a alinear su propio comportamiento negativo y si se crea un sistema de creencias basado en la equidad de género, en la tolerancia, en el respeto y la aplicación de la leyes cuando sean necesarias, se podría modificar los estereotipos que ahogan, especialmente, a la población joven”, expresa la también psicóloga Heidy Camilo. Con la impunidad, ante el delito solo se aplica una sanción mínima o ninguna. Asi como en las narconovelas que presentan a unos personajes poderosos que lo tienen todo a base del narcotráfico y nunca son atrapados y si van a la cárcel tienen esa exención a su favor, precisó.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *