La prudencia que nos hace falta

Katheryn Luna
Opinión

Nos quería matar, o por lo menos eso pareció. No tenía que sacar un arma, solo continuar con su imprudencia y hacer que chocáramos contra el camión.
Sabemos que somos uno de los países con mayor número de accidentes de tránsito, donde mueren alrededor de 2,000 personas cada año y que escuchamos los programas y mecanismos que las autoridades anuncian para reducirlos.
¿Qué hacemos con los imprudentes?, aquellos que por llegar rápido a sus destinos no les importa la vida que pueda afectar en el proceso, esos que conducen a altas velocidades sin medir consecuencias. No tienen que estar bajos los efectos del alcohol, droga, soñolencia o neumáticos inservibles, para causar un siniestro.
No vimos el número de la placa del autobús, por eso no vale la pena decir a que compañía de transporte interurbano pertenece, solo nos queda llamar a la prudencia y a la sensibilización.
Seguridad vial, educación, hace falta mucho. Se hacen esfuerzos, pero no se le puede dejar todo al gobierno y al mal estado de las carreteras (que también hay que poner atención), también debemos tener conciencia.
Entre el 2016 y 2017 murieron 3,581 personas, la mayoría jóvenes, según cifras oficiales, sin contar los lesionados y los que fallecen en los centros de salud.
Hagamos mayores esfuerzos porque exista seguridad vial y sean menos las victimas mortales.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *