Situación haitiana puede agudizar en crisis política por pedido de renuncia de autoridades

Por: Tania Molina

Santo DomingoEl presidente de Haití, Jovenel Moïse, anunció anoche que sostuvo una reunión en el Palacio Nacional de Haití con los presidentes del Senado, la Cámara de Diputados y el Consejo Superior de la Magistratura para “analizar los recientes actos de violencia que saquearon la capital y adoptar las medidas apropiadas para enderezar la barra”.
La situación que se inició en Haití el pasado viernes con las protestas en contra del alza de precio de los combustibles podría encaminarse a una crisis política, por la demanda que hacen algunos sectores para que renuncie el primer ministro de ese país, Jack Guy Lafontant, y hasta el propio presidente haitiano.
El grupo de embajadores que componen la Misión de las Naciones Unidas para el Apoyo de la Justicia en Haití (Minujusth) emitió un comunicado de apoyo al Gobierno haitiano y exigió respeto al orden institucional.
En el comunicado expresa “las que las preocupaciones de las personas sobre las dificultades de la vida cotidiana son legítimas, pero nada puede justificar conductas que puedan amenazar la vida de las personas y la seguridad de las propiedades, así como el progreso logrado en los últimos años en términos de estabilidad y seguridad en el progreso democrático en Haití. El Grupo Central condena todos los actos de violencia y alienta a las partes en Haití a actuar con moderación y respetar el orden constitucional”.
Por tal razón, insta a las autoridades nacionales a entablar un diálogo profundo e inclusivo con todos los demás actores claves del país para restablecer la calma y promover la cohesión social.
El grupo de embajadores que conforman la misión de las Naciones Unidas son los de Alemania, Brasil, Canadá, Francia, Estados Unidos, y los representantes de España, la Organización de los Estados Americanos y la Unión Europea.
El grupo aseguró a Haití “su apoyo a la estabilidad del país y al desarrollo sostenible”.
Quieren al primer ministro
El diario Le Nouvelliste publicó en su edición de ayer que algunos parlamentarios, y citó a Jerry Tardieu, exigen la renuncia del primer ministro haitiano Jack Gay Lafontant.
Al pedido de Tardieu se ha sumado también el sector privado de ese país que envió una carta en la que critica duramente la “falta de liderazgo de las más altas autoridades haitianas”, para hacer frente a esta situación.
El Foro Económico del Sector Privado de Haití declara que la crisis en la que se encuentra el país “se debe sobre todo a la falta de liderazgo de las más altas autoridades del Estado haitiano, incluido el Presidente de la República, el Primer Ministro y su Gobierno”, por lo que considera que “la salida de Lafontant abriría la posibilidad de salir del estancamiento en el que se encuentra el Gobierno”. Sin embargo, a través de su cuenta el Twitter, el primer ministro Lafontant informó que “frente al clima de tensión en la sociedad haitiana en los últimos días, y para anunciar la llegada de la tormenta tropical Beryl en Haití, estoy presidiendo un consejo GVT (gobierno) especial el lunes 9 de julio para evaluar la situación y tomar decisiones apropiadas”, (traducción libre).
El presidente haitiano no se ha expresado públicamente sobre el insistente pedido de la sociedad haitiana.
Conocedores del tema haitiano consultados por Diario Libre expresan preocupación por lo que pueda ocurrir en los próximos días. Entienden que la situación se pueda recrudecer en lo adelante por las demandas de renuncias que han motivado a que el presidente Moïse pida el apoyo de congresistas afines a su gobierno.
Edwin Paraison, excónsul haitiano en el país, advierte una gran desconfianza de la población en sus gobernantes. “Hace cierto tiempo que parlamentarios de la oposición y del partido oficial están pidiendo un cambio a nivel de la jefatura del gobierno. Esa decisión es inminente. El proceso sería que el Primer Ministro presente su renuncia”, plantea el exdiplomático y director ejecutivo de la Fundación Zile.
Según Paraison, tras las protestas del fin de semana había varios elementos causales. “El presupuesto recién presentado por el gobierno, criticado por los economistas más prestigiosos del país; la destrucción de unas casitas de familias humildes cercanas a la residencia (alquilada) del jefe de Estado; el expediente nunca esclarecido de Petro Caribe, etc...En ese contexto hay una demanda generalizada de una reorientación en el manejo del Estado para reducir los gastos administrativos a favor de partidas presupuestarias que vayan a programas que beneficien a las masas desposeídas”.
Ayer el día transcurrió en tensa calma en medio de la huelga convocada por grupos transportistas. Reportes de medios y ciudadanos haitianos indican que las calles del país estuvieron prácticamente vacías, sin servicio de transporte público, mientras los grandes establecimientos e instituciones bancarias permanecieron cerrados.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *