Un paso por mi familia

Luis Rosario
Opinión

Nos vemos el próximo domingo 18 de noviembre, a las 9:00 de la mañana, donde se entrecruzan la avenida Abraham Lincoln y el Malecón. De ahí caminaremos hasta el Parque Eugenio María de Hostos, para fortalecernos con la Eucaristía y luchar para salvar las dos vidas.
Que nadie falte. Allá iremos en guagua, carro, metro, motoconcho, bicicleta, burro, caballo y hasta a calitomé, si fuese necesario. ¿Que quiénes estamos invitados? Todos: plataneros, abogados, fríofrieros, médicos, enfermeras, cañeros, banqueros, gomeros, mecánicos, funcionarios, choferesÖ Cuando digo todos, es todos.
“Truene, relampaguée, llueva o ventée”, estaremos allá para decirle al mundo que a la familia hay que sacarle el plato aparte y que la vida es inviolable desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Que no pretendan tomarnos de mojiganga y que no inventen queriendo abrirle las puertas al aborto: salvemos las dos vidas.
Y otra cosa: que se dejen de cuentos queriendo hacerle creer a la gente que con la despenalización del aborto y con la legalización del matrimonio entre personas de un mismo sexo el país avanza. Ese es un cuentazo que ni los chinos de Bonao se lo creen, ahora que China está de moda.
Tampoco piensen que con los calificativos de ultraconservadores, retrógrados, atrasados y tantos otros piropos perfumados nos van a asustar o a hacer retroceder en el esfuerzo por mantener en alto la dignidad de este pueblo. Ya es mucho lo que hemos perdido en valores. No podemos dar un paso atrás en el tema de la defensa de la vida y de la familia.
Vamos a caminar por la vida y la familia y si es necesario dar más pasos, los daremos. Todavía estamos a tiempo de frenar el genocidio del aborto, legal o ilegal. Estamos conscientes de que luchamos contra corriente, porque el Poder Ejecutivo ha demostrado hasta el cansancio que tiene la intención de que caigamos. Ni un paso atrás.
En la vida hay dos caminos: el de la perversión o el de la conversión. Si algo no camina bien, debemos evitar que vaya peor; eso es tratar de corregir lo que está mal. No debe darnos vergüenza plantarnos en dos patas, boca arriba, contra el aborto, aunque otros países hayan legalizado esa barbarie.
¿De dónde iremos a dar un paso por la familia? De La Zurza, Naco, Villa Mella, San Carlos, Guarícanos, Los Mina, Ciudad Colonial, Villa Juana, Alcarrizos. Los de Monteplata no se quedan; en fin, habrá gente de toda la Arquidiócesis de Santo Domingo.
Ah, participarán también hermanos de las iglesias evangélicas. Todos los que creen en la familia y respetan la vida dirán presente en esta actividad. Allá nos vemos: en UN PASO POR MI FAMILIA.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *