El PLD, Entre cantos, Mártires y Héroes

Florentino Paredes Reyes
Opinión

Nuevamente los dominicanos nos encontramos ante un panorama político, que a pesar de ser protagonizado por uno de los partidos que mejor disciplina y manejo exhibió en las ultimas décadas, a todas luces aparenta será difícil para dicha organización e intranquilizante para todo el país.
Ante una oposición débil (de eso no tengamos dudas) y ante la postración de los lideres sindicales al gobierno, las pugnas políticas del 2020 estarán centradas en el propio partido que ostenta el poder, por lo que me atrevo a pronosticar que las luchas internas de esa organización acapararán la atención de todo un pueblo.
Entre cantos, como soldados ingenuos que marchan a la guerra a son de redoblantes y trompetas, los peledeٕístas se encaminan al nuevo proceso electoral coreando sus logros en los años que tienen administrando las instituciones que conforman el Estado Dominicano. Van seguros, apoyados por una agobiante publicidad que nos recuerda a los dominicanos que de no haber llegado ellos al poder, estaríamos en el Neolítico. Cada ministerio, cada institución estatal, gasta una millonada promoviendo sus mentiras y ocultando las verdades. Como dijo Josep Stalin: presentando las cosas como deberían, no como son.
Esos cantos, son repetidos por periodistas bien nombrados como bocinas, que alaban figuras, engrandecen las acciones (sin importar lo absurdas que sean) y convencen a quieres ofrecen alguna resistencia a creer las quimeras como verdades y las verdades como ficciones. Cantan que no hay nada mejor, que sin ellos estamos perdidos, que somos nosotros los que los necesitamos a ellos y no ellos a nosotros, que nos hacen un favor, que no tenemos como pagarles, que solo ellos y nada más que ellos saben administrar nuestros dineros y nuestro futuro.
En la próxima contienda electoral, como en las guerras, habrán mártires, soldados que serán sacrificados en procura del bien colectivo y que solo tendrán como opción resignarse a su destino o tomar sus armas y rebelarse contra sus superiores. Entiendo que al grupo de Leonel, le toca jugar, en estos momentos, ese papel. El sello personal impregnado a la anterior y actual gestión de gobierno, por el grupo de Danilo Medina, proyecta a todas luces un distanciamiento entre lo que es  el gobierno y lo  que es el partido.
Este, es un gobierno de Danilo, no del PLD. Las vías de comunicación, los centros de servicio, las visitas sorpresa, la mal nombrada Revolución educativa, Punta Catalina, la tanda extendida, El sistema de emergencia, son solo algunas de las obras que se atribuyen de forma particular a una gestión, no a una visión partidista.
Conociendo nuestra historia política, nunca la presidencia ha sido cedida pacíficamente de un partido a otro, siempre se alega fraude o anomalías en el proceso. Cuando quienes gobiernen, son personas de un mismo grupo político, el trauma es menor, pero no deja de ser trauma. Pedro Santana lo intentó con Báez en el 1849-1853, luego de un fatídico intento con Jiménez y todos sabemos que hasta el día de su muerte uno no pudo estar en el país cuando el otro ocupó la presidencia.
El gobierno restaurador del 1863 es otro ejemplo en donde José Antonio Salcedo fue fusilado por orden de otro miembro del grupo como lo fue Gaspar Polanco. Luperón lo intentó en el 1880 cuando cedió el turno  a un miembro del mismo partido azul, como lo fue el presbítero Fernando Arturo de Meriño, pero ya este venía asesorado por Ulises Heureaux, quien además controlaba el ejército.
Luperón marchó del país hasta sus días finales, en que agónico fue traído a su patria por su antiguo compañero, Lilis. Trujillo fue más cauto, puso gente sin carácter, que no se atrevían ni a entrar al despacho presidencial, para menos intentar una traición. Balaguer no dejó pasar a nadie e impregnó un sello personalista al partido Colorao, a tal extremo que todo lo que se hacía en esa organización debía estar refrendado por su dedo o por su firma.
Los Revolucionarios que gobernaron el país de 1978-1986, se mataron entre ellos; el grupo de Jorge Blanco (Senador de la República), se enfrentó al grupo de Jacobo Majluta (Vicepresidente y candidato del presidente Antonio Guzmán), al extremo que el presidente Guzmán se pegó un tiro como consecuencia de las amenazas de corrupción que le llevarían a la prisión, que el recién electo presidente Jorge Blanco le hizo, para cuando él asumiera la presidencia.
Para nadie es un secreto los desafueros que tuvo que pasar el actual presidente Medina, para poder colocarse como candidato de su partido, cuando Leonel Fernández se reeligió en el 2008, bloqueando así, sus aspiraciones.
Siendo nuestra historia un ciclo de repeticiones, donde el poder no se cede, sino que se conquista, habrá  rebatiñas entre los Danilistas y los Leonelistas por la presidencia del país y es más que seguro, que el presidente del país, aplaste al presidente del partido. Leonel y los pocos que lo sigan, serán los mártires.
Al final de las guerras vienen los héroes; soldados que por su ferocidad, hicieron cosas imposibles para otros y que merecen ser recordados, condecorados y aplaudidos por su país. Este papel le corresponde jugarlo al actual presidente Danilo Medina, quien junto a sus aduladores, serán los héroes de los venideros comicios y de todo el destino de los dominicanos, como: el crecimiento económico, la reducción de los niveles de pobreza, las relaciones diplomáticas con China y todos los logros reales o ficticios, son gracias a las condiciones excepcionales de Danilo y su equipo.
La propaganda, vista desde los postulados de Joseph Goebbels, es el arma más mortífera del pasado y presente siglo y los dominicanos debemos prepararnos para escuchar cosas, fascinantes de gente que tiene las mejores intenciones para gobernar nuestro dinero, nuestro futuro y hasta nuestra felicidad. No nos sorprendamos de las cosas que desde ya se están diciendo y presentando como hazañas épicas cuando en verdad son meras insulseces.
En la tranquilidad del desesperado, aguardamos a marzo del próximo año, para seguir definiendo el futuro de nuestro país y que los héroes zanjen si son ellos o dejan que sean otros los que continúen dirigiendo este país. Pero mientras esta gente tan mala nos desea tantas cosas buenas, entre ellos se pelean a lo interno y se llevan en sus garras a  todo un pueblo, que los ve resolver sus diferencias, entre cantos, mártires y héroes.
Share on Google Plus

About Redacción

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *