César Medina

César Medina

Catalina: los Vicini

A la familia Vicini y su longeva fortuna de más de un siglo habrá que reconocerles algún día sus aportes a la democracia dominicana, hasta cuando se equivocan de objetivo como les acaba de ocurrir con la Marcha Verde que apoyaron mientras la creyeron una oportunidad para detener la corrupción entronizada hasta el tuétano en la sociedad dominicana. Fue lo mismo que hizo “Míster X” --seudónimo del extraordinario ciudadano Juan Bautista Vicini, don Gianni--, cuando encabezó el núcleo central financiero del complot contra Trujillo en 1961, que acabó con la tiranía más larga y sanguinaria que ha existido en la historia dominicana. Nunca reclamó ni siquiera el mérito histórico de haber participado en esa gesta...
... Porque los Vicini son capaces --y siempre lo han sido--, de participar en cualquier acción patriótica o gesto de nobleza humana sin importar no sólo su costo económico sino también el riesgo que pueda significar para su seguridad física. Así han sido siempre, desde que llegaron de Italia los primeros emigrantes de la familia a finales del siglo XIX. Ahora no ha sido diferente, sólo que en esta ocasión su presencia se va a las antípodas de los intereses de grupos. Porque la sucesión Vicini, representada en la Compañía Anónima de Explotaciones Industriales (CAEI), es la propietaria de los terrenos donde se construyen las plantas a carbón de Punta Catalina, arrendados al Estado por los próximos 50 años.
Esos terrenos, que suman en total más de 10 millones de metros cuadrados, han pertenecido a los Vicini desde hace casi cien años por ser colindantes con la zona cañera del ingenio CAEI, en las inmediaciones de Yaguate, casi en la frontera entre San Cristóbal y Peravia.
... El precio de la miseria
Es ahora cuando la Marcha Verde se entera que Catalina se construye en terrenos de los Vicini --a pesar de que esa información ha sido siempre del dominio público--, para reclamarle al Estado su expropiación creyendo que con esa mezquindad se vengan de los empresarios que le retiraron el apoyo que le dieron en sus inicios. Realmente quien anunció el retiro del apoyo de los empresarios al movimiento fueron Campos de Moya y Circe Almánzar, presidente y secretaria ejecutiva de la Asociación de Industrias. Los Vicini nunca se han referido a ese tema, ni a favor ni en contra, como ha sido su conducta tradicional. Ni Felipe ni Juan han hablado públicamente de ese tema, y tengo entendido que uno de ellos evadió una pregunta periodística hace un par de días cuando se recabó su opinión sobre los comentarios que ya circulaban a propósito del retiro del apoyo de los empresarios. La asociación, sin embargo, proviene de los vínculos empresariales de muchos años entre Campos de Moya con el Grupo Vicini, pero el presidente de la AIRD habló en esa condición y nunca en nombre de los Vicini, menos aun representando la particularidad de Felipe o de Juan...
Ni venden, ni les expropian
Los Vicini se acercan ya a los cien años como propietarios de los terrenos de CAEI, y ni Trujillo --que cercó el país como finca privada--, pudo quitarles sus tierras. De hecho, esa familia ha concedido muchísimas áreas para desarrollo urbanístico y construido barrios enteros para sus trabajadores.
Pero no es verdad que ni este gobierno ni ningún otro les quitará a los Vicini sus tierras a las malas.
Felipe, Juan y el resto de los herederos de don Gianni se han mantenido siempre en la equidistancia del partidismo político, pero saben responder adecuadamente cuando la provocación artera constituye una amenaza...
¡... Lo mejor que pueden hacer los verdes es dejar esa familia en paz!
Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *